Con apenas 30 años, Freddie Fuentes, un joven y decidido vecino de Pudahuel, optó por renunciar al trabajo dependiente para ser dueño de su propio tiempo. Sentía que el esfuerzo y las horas semanales que dedicaba a su antiguo empleo no eran bien remuneradas, y la alternativa era iniciar su propia fuente de ingresos.

Bastaron un par de intentos fallidos para que finalmente, y con el apoyo de su familia, este treintañero microempresario encontrara su beta en el rubro de la comida rápida. Hoy tiene su negocio recién iniciado, y como él llegaron más de un centenar de emprendedores hasta el Centro de Emprendimiento y Desarrollo Barrancas de Fundación Trabajo para un Hermano, para participar de los cursos de capacitación que otorga el programa «Apoyo a Emprendimientos Innovadores Pudahuel 2019», el cual entrega clases teóricas de administración, gestión empresarial, marketing y contabilidad, entre otras.

La facilitadora Pamela Oyanader es una de las monitoras del programa de emprendimiento en el Centro de Capacitación Barrancas.

El programa es impulsado por quinto año por la Municipalidad de Pudahuel a través de su Departamento de Fomento Productivo, y ejecutado por Fundación Trabajo para un Hermano, teniendo por objetivo financiar y entregar herramientas para fortalecer el desarrollo de la micro y pequeña empresa de la comuna, otorgando herramientas y recursos que le permitan al emprendedor consolidar su negocio en el mercado.

“El curso se ve prometedor, y estoy seguro que con las herramientas que nos entregan los profesores podré cumplir con los requisitos para formalizar mi negocio y seguir creciendo aún más”, comenta Freddie, quien con los fondos del proyecto –que ascienden a $500.000- adquirirá una salsera refrigerada además de mobiliario para mejorar su local.

Freddie Fuentes, emprendedor dedicado al negocio de comida rápida.

Con ese mismo entusiasmo encontramos a Cecilia Bustos, otra de las participantes que llegó al programa en búsqueda de conocimientos para administrar de mejor manera su negocio de muebles. “Comenzamos hace un año con mi marido a fabricar sillones de terraza y otros muebles en fierro y madera, y no vamos a retroceder, porque siento que éste es el camino. Ahora con el  curso toma más sentido la idea loca de iniciar una empresa propia, y llegó el minuto de hacerla crecer”, señala convencida Cecilia, quien asegura que la apuesta está en consolidar la clientela fuera de su comuna, en los barrios altos.

Cecilia Bustos busca aprender administración para su microempresa de muebles.

Desde el inicio del proyecto en 2015, año a año se ha ido aumentando el cupo de beneficiarios del programa, que en su última versión alcanzó los cien participantes. Hoy ya cuenta con 130 emprendedores que están iniciando su programa de fortalecimiento, el cual contempla 44 horas pedagógicas destinadas a la construcción conjunta de un plan de negocio, además de otras etapas posteriores de evaluación, acompañamiento y asesoría.

El curso se está desarrollando en el Centro de Emprendimiento y Desarrollo Barrancas, en la comuna de Cerro Navia.

Share This