El 12 de octubre se conmemoró que los pueblos originarios de América y la cultura europea, se acercaran y comenzaran una historia común.  Con tal motivo, en esta ocasión destacamos el trabajo de un artista perteneciente a uno de los pueblos originarios de Chile, que fue alumno en nuestra Fundación y hoy es profesor de la misma: Rodolfo Pichunman Melín

Rodolfo es el menor de 7 hermanos, hijo de padre y madre mapuche. Cursó diseño en la Universidad Católica de Temuco y tras finalizar sus estudios, se vino a Santiago para apoyar a su madre. El 2012. Recomendado por algunos amigos, se inscribió en el curso de grabado al ácido en Trabajo para un Hermano. Siguió especializándose y tomó los cursos de orfebrería básica, engaste y lapidación. Es esta última técnica la que hoy enseña a un grupo de 15 personas en la Escuela de Orfebrería del Centro de Emprendimiento y Desarrollo San Alberto Hurtado.

“Me encanta la lapidación, porque transforma la materia en algo nuevo, como agarrar un trozo de roca y convertirlo en un anillo o en un colgante. Es fascinante, algo que te enamora, de lo que no puedes desprenderte fácilmente”.

Pero no sólo a la lapidación se dedica. La principal materia que trabaja Rodolfo es la plata, específicamente la platería mapuche. “A lo mejor tuve algún ancestro dedicado a la orfebrería o que tenía algún oficio manual y creo que de ahí heredé estos gustos. Para mí la orfebrería mapuche está en la cúspide de las categorías artísticas y el continuar con este mismo arte lo siento como un propósito”.

En esa búsqueda, comenzó un proyecto de investigación. De los pocos registros que encontró, hizo reproducciones combinando técnicas y materiales “Es mi deber seguir en esa búsqueda, por eso he propuesto la platería mapuche en otros lenguajes, agregándole las maderas nativas. Desde mi punto de vista, le entrego al arte tradicional mapuche un aspecto más contemporáneo. Para mí es como un juego, porque me divierte, me entretiene, llena mi corazón. Me permite rescatar el patrimonio y mantenerlo y proyectarlo en el tiempo”.

Es cierto que en Chile aún se valora poco la tradición, cultura y patrimonio de nuestros pueblos originarios. Rodolfo que trabaja en ello, comprende la urgencia de darle más importancia a esto. Su mirada es crítica:

“Debería existir una ley de patrimonios que logre darle una identidad superior a este oficio, que tenga una denominación de origen. Porque ahora desde China están llegando imitaciones de diseños mapuches, o llegan containers con nuestra bandera. Están saqueando de alguna manera nuestra cultura con esta idea de poder hacer masivamente la platería. Por ahora son aritos u otro tipo de objetos, pero si no ponemos una tranca, puede ser grave”.

Conservar, mantener y proyectar nuestro patrimonio es necesario para futuras generaciones puedan seguir apreciando el arte de nuestros pueblos y reconociendo su significado, como explica Rodolfo “Cada joya es distinta. Antiguamente se hacían por familia, por persona, totalmente particulares de acuerdo a tus sueños, a cómo te llamas. Hay una intención y un concepto que tiene cada una, y eso es lo hermoso, lo que yo creo que se tiene que seguir teniendo como patrimonio inmaterial”.

Rodolfo es bueno en lo que hace, pero en Fundación Trabajo para un Hermano, existe la preocupación por contar con profesores que no sólo sean buenos en su materia, si no que comprendan la importancia que tiene para sus alumnos, lo que ellos están enseñando. En ese sentido, Rodolfo fue también un alumno, por lo que entiende este significado a cabalidad.

“La Fundación ha tenido una labor bastante enriquecedora para muchos artesanos que de alguna manera mantienen una situación precaria. Chile está lleno de artistas que ocultos y la Fundación trata de rescatar eso artístico que tiene cada persona. Por ejemplo la señora que todos los días cuida a su hijo, lava la ropa, hace el aseo, pero en el fondo de su corazón hay algo que quiere expresar y no sabe cómo. Entonces llega a la Fundación y se encuentra con toda esa gama de posibilidades, de poder postular a los distintos cursos ya sea de diseño, de proyectos, fondos, oficios, y encuentra una veta en la cual desarrollarse y crecer en lo humano. En eso la fundación tiene mucho que ver y por eso hay muchas personas que están muy agradecidas”.

Share This