Para quienes trabajan en confección, la máquina de coser es más que una simple herramienta: es el instrumento que les permite desarrollar su oficio, obtener sustento, y desatar la creatividad. Por ello requiere cuidados y mantenciones, ya que si la máquina falla, se paraliza el negocio. En Trabajo para un Hermano entendemos que su buen funcionamiento es trascendental para la economía de sus dueñas y dueños, por lo que comenzamos nuevamente los cursos de Arreglo de Máquinas de Coser en el Centro de Emprendimiento y Desarrollo Padre Esteban Gumucio.

Dos grupos de quince participantes asistirán a clases durante tres meses, en los que aprenderán cómo mantener y reparar las máquinas, además de desarrollar sus características emprendedoras.

Mario Marín es el único varón del curso de la mañana. Se dedica junto a su esposa, a la confección de artículos para bebé, como nidos, bolsos, mudadores y pañaleras. Si bien trabaja en esto hace muchos años, hay una razón fundamental por la cual decidió hacer el curso ahora. “Las máquinas se deterioran cada cierto tiempo. Teníamos un mecánico muy bueno, de mucha confianza, pero dejó su actividad por otra, y ahora cada vez que fallan las máquinas, tenemos que buscar mecánico. Nos pegan unos palos grandes y nunca quedan buenas, entonces hay que llamar a otro fulano y volver a pagarle.” Se define como un hombre busquilla que en su casa hace de todo. Por ello, finalmente decidió aprender el mismo a reparar y mantener las máquinas.

Patricia Acuña, a diferencia de Mario, comenzó hace muy poco su camino como emprendedora. Desde enero se dedica al diseño, confección y ventas de bolsas ecológicas, no sólo como negocio, sino que como forma de aportar desde su mirada, sus conocimientos y habilidades a la sustentabilidad.

¿Por qué decidió tomar el curso de arreglo de máquinas? Se describe como una persona sumamente analítica, lo que la llevó a tomar la sabia decisión de capacitarse antes que todo. “Hice un análisis de negocios y entendí al fin, por qué el tema de la confección es tan complejo, por qué hay tantas confeccionistas que no pueden salir adelante. Y es que hay un tema técnico que tiene que ver con sus equipamientos, sus máquinas, sus equipos. No saben operarlas y menos saben mantenerlas. Encontré que ahí había un nicho que las personas tienen que trabajar. Para mí es complementario, tan vital como aprender a coser, porque cuando una máquina se descalibra, definitivamente quedamos con las manos atadas”.

Pero no sólo valora los conocimientos técnicos que obtendrá en este curso, también los que hacen relación con el emprendimiento. “El inicio de clases fue muy potente, porque primero nos hicieron descubrir quiénes somos, encontrar nuestras debilidades y fortalezas. Creo que es fundamental trabajar en las habilidades blandas, previo al curso como tal con las máquinas”

También feliz por participar del curso está María Castillo, quien confecciona y vende artículos de casa-hogar hace 2 años. Explica que para ella, este curso resulta fundamental como forma de cuidar su economía. “Para mí, mandar a arreglar una máquina significan treinta mil pesos, que es mi ganancia de dos o tres días. Tener las máquinas paradas es una gran pérdida, por eso opté por buscar yo misma la solución a ese tipo de problemas técnicos”. Llegó por recomendación a la Fundación “Las necesidades me han hecho estar acá, buscando el bienestar. Me dijeron que era una Fundación muy buena, muy caritativa y he recomendado a varias personas que quieren salir adelante y tener su oficio, poder venir acá donde todo es gratis. Si yo hubiera sabido antes, la habría aprovechado desde mucho antes”.

Este curso no sólo les permitirá reparar y mantener sus propias máquinas, sino que además podrán generar un ingreso extra al poder prestar servicios de reparación a otras personas. Especializarse en torno al oficio que uno escoge, es más que trascendental para poder crecer en el negocio. Por ello invitamos a las personas a informarse acerca de los cursos que impartimos en la Fundación y a decidir capacitarse para obtener más y mejores herramientas a la hora de emprender.


Galería de Fotos

					
Share This