El 39,4% de los hogares en Chile tienen a una mujer como jefa de hogar, según datos de la Encuesta Casen sobre Equidad de Género. Esta cifra, es el doble que hace 25 años atrás y en el primer decil, este grupo incluso supera al de los hombres.  La mitad de esos hogares con una mujer como jefa de hogar, (1,1 millones) son hogares monoparentales, donde no hay un cónyuge o pareja, pero sí hijos presentes.

En nuestra Fundación, el 92% de las mujeres que participan en los distintos cursos o programas, son madres. Es más, en muchos casos, esta condición es la que las ha impulsado a emprender, a buscar formas alternativas de salir a flote y a lograrlo con éxito.

Es el caso de Elizabeth Riveros, quien antes de dedicarse de manera independiente a la pastelería, trabajó por mucho tiempo en un casino Sodexo. “Me quise lanzar sola por la necesidad de ver a los niños. Trabajaba fuera pero no tenía quién me viera a los chicos después del colegio. Y cuesta ser independiente porque hay periodos en los que uno no tiene pedidos, pero en esos periodos, son mis hijos quienes me ayudan repartiendo flayers por ejemplo”

Vania Melo también tuvo su principal impulso debido a sus hijos. “Empecé el 2007 con los disfraces, porque tenía a los niños muy chiquititos y no podía llegar y salir a trabajar si se llevan por un año y medio, entonces eran 2 niños de brazo, pero había que hacer algo.” Así fue como comenzó con los disfraces, camino que hoy la tiene realizando los uniformes para las promotoras de grandes y conocidas marcas.

María José Villanueva hace peluquería canina a domicilio. La decisión acerca de trabajar a domicilio, también estuvo marcada por el hecho de ser madre “Esto partió porque no encontraba un trabajo donde los horarios me permitieran cuidar a mi hija. Ahí se me ocurrió hacer la peluquería a domicilio”

La mayoría de las mujeres de nuestra Fundación, tiene entre 2 y 4 hijos, aunque hay casos excepcionales como el de Sandra Gutiérrez, quien con 11 hijos ha sabido arreglárselas para emprender con éxito desde su hogar. “A mí me dicen “¿cómo lo haces? Yo con tres estoy vuelta loca” Yo no me aproblemo. Son 11 y los 11 se portan bien” A pesar de que Sandra y su marido trabajan de lunes a lunes en la marroquinería, han logrado compatibilizar su trabajo con la vida familiar. “En las noches los niños se juntan todos en nuestra pieza y vemos películas de terror o bailamos. Los niños también me ayudan con el trabajo. La Catalina en la máquina, el Checho está cortando. Los otros a veces ponen pasadores o cortan cintas, cosas más pequeñas”

Muchas veces a la dificultad de trabajar y ser madre, se suman otros problemas de fuerza mayor, que hacen que salir adelante sea aún más difícil.

El hijo de Jessica Catrinahuel por ejemplo, nació con una enfermedad metabólica que afecta toda su parte motora.  “Antes trabajaba apatronada pero cuando nació el Martín dejé de trabajar porque nació con esta enfermedad y no se vale por sí sólo. Cuando entró al colegio ya pude volver a trabajar, eso sí, por cuenta propia. Trabajo principalmente por él, para que no le falte nada”.

María Araya, también sabe lo que es emprender teniendo un menor con necesidades especiales a cargo. Su hijo tiene Trastorno del Espectro Autista “Lo más difícil es el tiempo. Estar produciendo, estudiando, las terapias del niño, cuidarlo. El tiempo se hace demasiado corto. Es sacrificado, a veces me da hasta pena, porque para crecer, nos estamos sacrificando los dos, pero veo los logros y que ahora puedo crear las cosas que lo están ayudando a salir adelante. Todo el esfuerzo que he puesto ha sido para verlo a él salir adelante”

Carolina Polanco es repostera y panadera. El trabajo por cuenta propia también le ha permitido estar más cerca de sus hijos “Yo del trabajo que tengo, lo que más agradezco es que puedo tener a mis hijos en la casa. Quizás no puedo compartir con ellos mucho, pero por lo menos los veo, los siento jugar, los escucho reír. El relajo es cuando cerramos a las 10 y si están despiertos vemos una película o les cocino algo, una pizza.  Bueno ahora con lo de mi hijo ya no se puede, pero igual vemos las películas”. Esta necesidad de trabajar con sus hijos cerca es aún más imperante ahora que le informaron que uno de sus pequeños tiene diabetes tipo 1.”Mis hijos son lo principal, y cuando uno ve un pollito más o menos débil, uno más le da. Al final todo lo que uno hace es para ellos al fin y al cabo. Con 4 hijos las finanzas se complican y por eso toca trabajar de lunes a lunes y hay que ser fuerte, aunque cuando se baja la cortina y se apagan los hornos, uno queda ahí como mujer, se quiebra un poco. Afortunadamente mi pareja ha sido 100% mi apoyo, mi todo. Entre los dos nos damos bastante fuerza porque hay que seguir. Tenemos que trabajar de igual a igual porque estamos con el mismo fin”

La fortaleza de estas madres, trabajadoras por cuenta propia, que dan todo por sus hijos, emociona. No obstante aún falta mucho por avanzar en Chile y el mundo para disminuir la brecha laboral de género y para facilitar a las madres el poder insertarse en el panorama laboral. Mientras, son estas mujeres las que están haciendo el cambio, las que están dando el ejemplo y se las rebuscan de alguna u otra forma para salir adelante. Como Paulina Núñez por ejemplo, madre soltera de 2 pequeños niños, que posee una heladería en Lo Espejo “No quiero ser la persona que tenga dos hijos y no pueda trabajar porque no hay quien los cuide. Con dos, tres hijos uno puede trabajar de la casa. Yo aquí puedo ver a mis hijos, puedo estar con ellos, que creo que es todo lo que busca una mamá. El consejo que daría a otras mamás es que no se echen a morir por el hecho de ser mamás solteras. Hay mujeres que dicen que eso les arruina la vida, pero un hijo nunca te arruina la vida.  Así que le digo a todas las otras mamás solteras como yo, que se quieran ellas mismas, porque si uno no se quiere, no va para ningún lado”.

Esta semana, previo al día de la madre, queremos felicitar a todas las madres de Chile que con mucho esfuerzo han tenido que sacar adelante a sus hijos y sus familias. Mujeres a quienes la maternidad las movió para surgir de las formas más originales. Mujeres que se merecen sin duda, todo el éxito del mundo. Fundación Trabajo para un Hermano las saluda, y las invita a seguir creciendo junto a sus familias.

 

 

Share This