En una sociedad que día a día pareciese ser más individualista, nos da una enorme alegría ver que existen personas dispuestas a crecer en grupo, unidas y equitativamente. Este mes queremos hablarles de COMEHU, que iniciaron como un Círculo de Mujeres Emprendedoras y que se constituyeron como la Primera Cooperativa de Mujeres de Huechuraba.

El grupo se compone de cinco integrantes: Jeannette Escudel, Aminta Oyanedel, Isabel Maya, Ximena Riquelme y Jacqueline Vera.

Partieron como socias de una organización funcional, vendiendo cosas en una Feria de las Pulgas de Huechuraba. Hicieron nexos con la Municipalidad, se capacitaron y se agruparon con la idea de realizar un emprendimiento en común. Así fue como llegaron a nuestra Fundación, con un proyecto específico: prestar diversos servicios a la comunidad, tanto de animación de eventos, como de banquetería, coffe break o regalos masivos, atendiendo bautizos o reuniones entre otros eventos de carácter comunitario. Para ello recibieron múltiples horas de capacitación y asesorías por parte de la Fundación, sumado a un financiamiento entregado por el Estado.

El trabajo grupal requiere coordinación y disposición de todas para poder reunirse, además de cariño y tolerancia para poder hacer conjugar ideas que vienen de personas tan diferentes. No obstante, están seguras de que es la mejor decisión que pudieron tomar como bien dice Jeannette.

Al juntarse las mujeres potencian sus habilidades y sacan lo mejor de cada una, se alinean un poco en todas sus ideas y logran tomar otros emprendimientos o fortalecer los propios. Cada una tiene su carácter pero también sus fortalezas e ideas nuevas, entonces la unión hace la fuerza y hace que uno logre emprender. Nosotras lo demostramos, nos tiramos a la piscina y ahora estamos súper bien posicionadas”

Ximena agrega: “Nos hemos dado cuenta de que podemos conseguir muchas más cosas en grupo, porque si vamos solas es como hablar individualmente ‘yo voy a ganar, yo, yo, yo’ y aquí no, todas vamos a ser iguales, nuestro trabajo va a ser para todas iguales y el sacrificio va a ser de todas iguales

Sin duda el sacrificio al que se refiere Ximena es grande. Cada tiempo que debieron dedicar a este trabajo, fue tiempo que dejaron de compartir con sus hijos y familia. Todas son madres y jefas de hogar. Jeannette por ejemplo tiene una hija insulina-dependiente y comenzó la capacitación en Trabajo para un Hermano justo en el periodo en que su hija sería beneficiada por la Ley Ricarte Soto, lo que implicaba muchos estudios médicos y pasar mucho tiempo en el hospital. Aun así logró coordinar sus tiempos “Eran muchas clases a la vez y me costó coordinar el tiempo de ella que era algo tan importante, con mi emprendimiento. Yo llevo años dedicada solamente a mi hija y en algún punto yo dije, desde ahora para adelante empiezo a pensar en mí, vuelvo a vivir”.

Aminta por su parte tiene muchos problemas de salud, lo que hacía complicado para ella el asistir a clases pero como bien dice “Poder compartir y salir con esto adelante, cuesta pero me hizo muy feliz. A pesar de que pueda estar con muchos dolores, prefiero estar trabajando, porque me hace olvidarme del sentirme mal”.

Isabel es la única mujer en su hogar. Hacer entender a los hombres de su casa que la tenían que ayudar con las cosas no fue tarea fácil. “Costó que entendieran que no dependen siempre de mí, que yo también tengo vida propia, que yo también quiero tener plata, que yo también quiero trabajar. Ahora me ven con la polera y el gorro y ya saben que voy a una reunión de trabajo. Y eso fue lo más lindo, que me reconocieron el esfuerzo también. Eso es un gran orgullo

También es motivo de gran orgullo constituir la primera cooperativa de mujeres de Huechuraba.

Como bien dice Jeannette “Estamos tremendamente contentas. Nosotras siempre pensamos formalizarnos, quizás no como cooperativa, eso se fue dando en el camino, pero al estar formalizadas, recibimos más ayuda y tenemos más redes. Sin redes uno no es nada, no crece. Y la Municipalidad nos dio todo el respaldo. Además estamos trabajando con una parte social en la comuna.”

De acuerdo con las cifras del Ministerio de Economía, en Chile existen 1.403 cooperativas activas, y han demostrado, además, un alto dinamismo en el último tiempo. Sólo el año pasado, aumentaron en un 15%.

Según el Informe del Cooperativismo en Chile, elaborado por el mismo Ministerio, las cooperativas nacen como una asociación voluntaria de personas, que se unen para trabajar con el fin de lograr beneficios para todos sus integrantes y para la comunidad en la que viven. Desde el punto de vista económico, la asociatividad, permite la reducción de los costos, el aprovechamiento de las economías de escala y el mejoramiento de sus capacidades de negociación. Por lo tanto, permiten que unidades pequeñas puedan insertarse en el mercado más eficientemente. Se han consolidado como un foco de bienestar social y de desarrollo económico. Promueven iniciativas empresariales solidarias orientadas a la producción y distribución de bienes sociales y entregan soluciones reales a problemas que no estaban siendo atendidos mediante otra forma de organización.

Para Aminta, está decisión la llenó de orgullo debido a la gran cantidad de obstáculos que tuvieron que pasar antes de llegar a este punto “Uno siente orgullo de saber que somos la primera cooperativa de mujeres de Huechuraba, porque costó mucho. Yo por mi discapacidad tuve que dedicarme a hacer cosas personales mías porque no tenía trabajo. Entonces esto demuestra que cuando tienes la iniciativa y te dices que quieres hacer algo, y sientes apoyo y te ves reflejada en otras personas como tú, es como un gran logro

Para llegar aquí la enseñanza que recibieron en la Fundación Trabajo para Un Hermano fue trascendental:

“Una de las primeras cosas que aprendimos fue el tema de la imagen, así que dijimos, ´ya hagamos chapitas y mandémonos a hacer poleras´ Diseñamos todo nosotras y ahora si vamos a la Municipalidad vamos con los gorritos y las poleras puestas e inmediatamente nos preguntan, ¿qué hacen ustedes? Eso nos ayudó harto a nosotras, el hecho de que absorbimos todas las ideas que nos dieron ´que tienen que tener su logo, tienen que tener una imagen, tienen que estar informadas´ Si queremos ser conocidas y surgir tenemos que partir por eso.

¿Cómo se vislumbran a futuro?

“Hoy en día hay muchas cosas para que nosotras logremos la igualdad que buscamos, ahora están esas herramientas pero hay que ir a buscarlas porque tampoco se las van a venir a dejar a la casa” explica Ximena. Isabel agrega “Esperamos ir creciendo cada día más. Me imagino poder incluir a otras mujeres jefas de hogar que tengan que sacar solas adelante a sus hijos, porque hay muchas mujeres así. Las mujeres somos capaces de salir adelante solas sin un hombre al lado”

En Trabajo para un Hermano estamos orgullosos de estas 5 mujeres, que han demostrado que un trabajo metódico y aplicado puede dar grandes frutos, pero ante todo, que crecer juntos es mejor que crecer individualistamente.

“Generalmente las agrupaciones fracasan en ese aspecto, que es cuando la gente pone por delante el individualismo y el crecer propio, no crecer en comunidad. Y al final cuando se unen todas las fuerzas, se logran más cosas que las que se podrían lograr solas. Entonces se potencia el grupo. Mejoras tu calidad de vida, la de tu familia, conoces otra gente, haces redes. Al final por donde uno mire es un beneficio”.

Share This