Trabajo para un Hermano celebró un nuevo aniversario en la renovada Capilla del Palacio Arzobispal (ex vicaría de la Solidaridad). Ya son 36 años los que lleva la Fundación contribuyendo a la superación de la pobreza y la promoción del trabajo como fuente de desarrollo y dignidad humana y más de treinta mil las personas por ellos atendidos.

Es por ello que celebraron con orgullo sus 36 años en una Eucaristía a la que asistieron alrededor de 100 personas entre las que se encontraban representantes de Sence, Fosis, Directores y participantes. La misa fue presidida por el sacerdote jesuita Tony Mifsud, quien tuvo palabras de cariño y agradecimiento a la Fundación:

«Estamos aquí para dar gracias por lo que hizo y hace la Fundación. Miles de personas han sido beneficiadas y lo que más se agradece es devolverles su dignidad y que valen la pena y que tienen futuro. Eso en la vida es lo más importante. Sentirse insignificante en la sociedad duele mucho y con su trabajo ustedes más que capacitar forman»

Josefina Errázuriz, fundadora de Trabajo para un Hermano, fue la encargada de dar el saludo oficial a los presentes: “Quisiera agradecer a Jesús el Carpintero, que poco a poco nos ha ido enseñando a capacitar con cariño a tantísimos hermanos y hermanas que a lo largo de estos 36 años han ido llegando a nuestros Centros de Emprendimiento y Desarrollo, donde se han sentido acogidos con cariño y ayudados a crecer en sus profesiones. Y quisiera dar las gracias a todos ustedes que con tanto cariño han venido a acompañarnos hoy y a celebrar con nosotros este cumpleaños”

La historia de la Fundación se remonta a la gran crisis del año 82, cuando la cesantía alcanzaba un 30%. Josefina Errázuriz y su Comunidad de Vida Cristiana, decidieron hacer algo al respecto y crearon una campaña que permitía comprar bonos para emplear a un grupo de personas cesantes. Así fue como ayudaron a salir a flote a más de 3.500 personas cuyo trabajo consistió en construir obras de infraestructura comunitaria en las poblaciones más necesitadas.

Dos años después la campaña se constituía como una Fundación al alero de la Iglesia Católica.

Hoy las necesidades no son las mismas que en aquellos años, y la sociedad ciertamente ha cambiado. El actuar de la Fundación hoy es profundizar en los temas relacionados al microempleo, y permitir a aquellos más necesitados, sacar adelante sus ideas de negocio.

Cuentan con cuatro centros desarrollo y emprendimiento que cubren la gran mayoría de las comunas del gran Santiago y atienden al año a aproximadamente 1400 personas de sectores vulnerables para que puedan aprender oficios o hacer crecer su micro empresa.

A la ceremonia asistieron mujeres y hombres cuyo paso por la Fundación marcó sus vidas en cierto modo. Es el caso por ejemplo del Círculo de Mujeres Emprendedoras de Huechuraba (Cimehu), cinco mujeres con emprendimientos variados que llegaron a la fundación con la idea del trabajo conjunto y hoy se constituyen como la Primera Cooperativa de Mujeres de la Comuna de Huechuraba. Con cariño, quisieron saludar a la fundación en este día. “Felicidades a la Fundación Trabajo para un Hermano en su aniversario. Han sido parte importante en el inicio de nuestro emprendimiento. Muchas gracias por la hermosa labor que desarrollan día a día y por su gran profesionalismo”

Quien también quiso dedicar palabras de agradecimiento fue Consuelo Orellana, antigua alumna y microemprendedora dedicada a la creación de juguetes en madera. “Quería agradecer su ardua labor ayudándome a mejorar mi emprendimiento durante estos años, con capacitación, promover mis productos y el convenio con alumnas de diseño que me ayudaron a crear mi juego de equilibrio ´el llamo´. La palabra gracias es poco todavía para agradecer todo el trabajo que ustedes han hecho para con nosotros. Agradezco con mucho cariño su amistad y trabajo”.

Efectivamente la misión de la Fundación es crear conciencia del valor y la dignidad del trabajo como un aspecto esencial en la vida humana; ser puente de solidaridad para que diversos ambientes sociales se encuentren en torno al trabajo y capacitar, promover y asesorar a personas en condición de pobreza material y con problemas de trabajo para conseguir y consolidar una fuente de trabajo estable, responsable y bien hecho.

Con el foco en el microempleo, buscan capacitar y empoderar a quienes tienen menos oportunidades, para que logren mejorar sus ingresos y la calidad de vida de sus familias.

Ya son 36 años al servicio de la comunidad, y esperamos sean muchos más.

 

Share This