Muy elegantes y con una gran sonrisa en sus rostros, llegaron este 13 de diciembre los 69 usuarios del Proyecto Capital Semilla Pudahuel, a la ceremonia de cierre del programa.

A lo largo de estos meses, los participantes aprendieron sobre gestión empresarial, administración, aspectos contables productivos y comerciales. Recibieron además asesorías grupales, individuales y un financiamiento entregado por parte de la Municipalidad de Pudahuel de $500.000 para la compra de herramientas, insumos o materiales de difusión.

La ceremonia contó con la presencia del Alcalde de la comuna don Johnny Carrasco, y los concejales Alda Magaña y Bernardo Norambuena. Además de la Encargada de la Unidad de Fomento Productivo de la Municipalidad de Pudahuel, Lilian Arellano.

Abrió la jornada el Alcalde de Pudahuel don Johnny Carrasco, quien tuvo palabras de orgullo para los asistentes.

“Vale la pena pasar las de Kiko y Kako en este cargo cuando uno ve esto. En donde quizás es importante pavimentar calles, poner luminaria, ver el tema de los perros, la salud, la educación, pero uno se siente satisfecho en su labor cuando estamos invirtiendo no solamente en algo económico, si no, que en la persona humana, en su forma de ser, en su yo interno. Me siento muy contento porque este año logramos ver con mayor precisión, estos esfuerzos que fueron muy incipientes hace años atrás y hoy se materializan. Aquí uno ve que está floreciendo esperanza”.

Además aprovechó de dar una excelente noticia a todos los vecinos de la comuna.

“El consejo municipal aprobó el presupuesto año 2018 y para ese año subiremos el número de personas beneficiadas por este programa, de 69 a 100” De este modo se aumenta el cupo para acceder al financiamiento y capacitación que otorga la Unidad de Fomento Productivo de la comuna.

A su vez, Isabel del Campo, gerente de TPH también quiso aprovechar la oportunidad para motivar la participación de los habitantes de Pudahuel y agradecer al municipio.

“Quisiera felicitar al municipio por esta iniciativa. Este año postularon 150 y quedaron 69. Ustedes repliquen esto, cuéntenle a su vecina y entusiásmela a postular. Quiero destacar que esto no sería posible sin un equipo de fomento productivo del municipio, comprometido con la gente, e interesado en que salgan adelante”

Quienes no daban más de alegría eran todos los participantes que se certificaron el día de ayer. Es el caso de Luisa Durán, quien tuvo emotivas palabras para sus compañeros.

“Hoy miércoles 13 de diciembre 2017 después de algunos meses en nuestro curso nos graduamos y comenzamos una nueva vida. Durante este tiempo nos reunimos muchos vecinos de la comuna de Pudahuel, cada uno con emprendimientos diferentes. Compartimos historias y pudimos salir adelante, con perseverancia, dedicación y amando nuestro trabajo. Con cariño y respeto de compañeros y profesores, cada uno puso lo mejor de sí. No importo la edad ni nuestras debilidades. Compartimos como uno solo. Aprendimos a valorar nuestro negocio y darnos tiempo para estudiar. Descubrimos que la pasión, amor y esfuerzo nos hacen grandes en lo que hacemos. Ahí estamos día y noche trabajando para ser ordenados y puntuales en la entrega de nuestros productos. Sabemos que tenemos que mejorar cada día, en cuanto a crecimiento y formalización. Aprendimos que nuestros productos son nuestros tesoros. Gracias a este gran proyecto hoy hemos crecido”.

También agradecida estaba Luz Carrasco, quien posee un emprendimiento de blends de té llamado Namasté Tetería.

“Estoy muy contenta porque ahora hay un empoderamiento de mi como PyME. Me entregaron las competencias para pararme frente a cualquier cliente y hablarles con claridad. Fue un trabajo super completo. No tan sólo hay un apoyo relacionado con lo técnico de tu empresa, si no, que hay un apoyo a la persona, emocional, porque te ves constantemente enfrentado a distintas dificultades y encontrar profesionales que no sólo tengan las capacidades técnicas si no que sean personas, es difícil. Y eso lo encontré en fundación Trabajo para un Hermano”.

Desde la Fundación las puertas quedaron abiertas para todas y todos. En palabras de Isabel del Campo “Escuchar lo que dicen de la Fundación y el aplauso otorgado, es un honor para nuestro equipo y me da gusto que estemos a su servicio, si no, esto no tendría sentido. La Fundación TPH sigue estando ahí en Cardenal Silva Henriquez 1129. Que cierre este proyecto, no significa que cierra la relación con la fundación, si no que seguiremos acompañándolos y encontrándonos en otras cosas. Ustedes pueden seguir creciendo. Si tienen la iniciativa de querer seguir formándose, nosotros tenemos las puertas abiertas para ello”.

Aún queda una etapa por cumplir que es la asesoría individual en terreno a cada uno de los usuarios. Esta asesoría es realizada por profesionales que podrán ayudarlos en aquellas inquietudes más específicas y personalizadas que tenga cada participante respecto a su negocio. Tras eso, termina el proyecto pero no nuestra relación con los participantes. La invitación está hecha. Ahora tienen las herramientas para llegar lejos. Sueñen en grande y con esfuerzo y dedicación alcanzarán esos sueños. Nosotros estaremos siempre para prestarles una mano amiga.

Share This