La semana pasada, la Presidenta Michelle Bachelet, dio a conocer la propuesta del gobierno al sistema de pensiones. Esta iniciativa, llegaría a reformar nuestro actual sistema con el objetivo de que las pensiones de todos los chilenos vayan en aumento y de este modo lograr tener una vida más digna durante  la vejez. A la vez avanza hacia un sistema mixto en materia previsional, agregando al aporte individual un aporte solidario.

Al 10% de cotización obligatoria administrada por las Afp se agrega un 5% con cargo al empleador, de los cuales un 3% irá a una cuenta individual heredable y un 2% va a un fondo solidario para ayudar a pensiones más bajas, con una lógica intergeneracional. Esta cotización será administrada por una entidad pública y autónoma. Cabe aclarar que este 2% no es para las personas que tienen la pensión básica solidaria, si no que para ayudar a mejorar las pensiones de los cotizantes., estimando que estas mejorarían en un 20%. La propuesta contempla además un bono compensatorio a las mujeres que elevará el monto de sus jubilaciones en un 14% extra.

La medida no ha estado exenta de polémicas ya que son muchas las personas que se oponen al aporte solidario manifestando que preferirían que el total del 5% fuese a una cuenta individual. En este mes de la solidaridad queremos hacer un llamado a pensar en el bienestar común y en cómo podemos ayudar a construir entre todos un país más justo.

Cabe cuestionarnos entonces cuál es el camino que queremos seguir. ¿Vamos a continuar con la capitalización individual o vamos a avanzar hacia un sistema mixto como en gran parte de los países desarrollados? ¿Dejaremos que el miedo a aumentar el desempleo frene los avances en cuanto a construir un país más solidario? Recordemos que frente a toda gran reforma se presentan grandes temores. Lo importante es saber avanzar de manera justa, de manera que el país sea un poco más igual. Porque en la actualidad, los mismos de siempre son quienes tienen un buen pasar en la vejez y el resto, la gran mayoría de los chilenos, debe vivir con una pensión miserable. Y por esta vez, tenemos la posibilidad de mirar más allá de nosotros y ayudar al de al lado a construir una vejez digna.

Share This