…En especial de dirigentes sindicales y trabajadores con los que hemos compartido por más de cinco años en la Región del Maule, generando diálogo para mejorar las condiciones laborales en una de la Regiones más precarias en el tema en el país.

Si avanzar en mejorar las condiciones del trabajo era difícil, ahora la tarea se hace aun más complicada. La pregunta de muchos hoy es  ¿se va a mantener mi fuente laboral?, ¿en qué voy a trabajar? Si bien es angustiante para los afectados, para el resto trae la posibilidad de mirarnos como país, de ponernos la mano en el corazón y convencernos todos, tanto el que aporta el capital (que también es un trabajador) como el trabajador mismo: ¿podemos seguir tratando de esta forma a nuestra tierra?, ¿hay que repensar los modos en que estamos aprovechando nuestros recursos naturales?, ¿es posible que todo un pueblo, donde viven los trabajadores de mi empresa, no tenga agua potable, porque las bosques que alimentan el trabajo han secado la tierra y consumen 30 o 50 litros diarios cada árbol?.

Todos los afectados, sin duda sacaran fuerzas de esta catástrofe, sabrán ser valientes pues su dignidad no esta en lo que perdieron, sino en su ser persona, pero necesitarán de justicia para ello. La solidaridad se aplaude, la caridad es para palear el primer momento, pero se requiere justicia para hacer los cambios necesarios para construir un mejor país, más inclusivo, con más equidad, más justo.

En lo referido a la solidaridad, se requiere de una solidaridad organizada, que deje de lado los egos, para que la ayuda sea efectiva, para que se potencie lo local, para que las organizaciones de los distintos lugares puedan hacer su trabajo y no se termine tomando decisiones por ellos. Son estas comunidades las que tienen que levantar las necesidades y el resto tenemos que ponernos al servicio de ellas.

Isabel Del Campo, Gerenta Fundación Trabajo para un Hermano

40 años de gracias

40 años de gracias

El día viernes 13 de mayo la Fundación Trabajo Para un Hermano celebró una misa especial por su 40 aniversario, el servicio lo oficiaron los Padres Jaime Tocornal, José Arteaga SJ y Juan Ochagavía SJ. Junto a la fundadora Josefina Errazuriz y la gerente Francisca Droguett estuvieron adherentes, colaboradores y usuarios de la fundación, quienes compartieron sus sinceros deseos con nosotros.

leer más
Share This