Una mujer fuerte y de mucha personalidad. Muy segura de sí misma, positiva y alegre. Siempre con una sonrisa que fácilmente se transforma en carcajada. Son algunas de las características que definen a Pabla Gregorio De Las Heras, alumna del curso de Previsión Social realizado el año 2015.

Tiene 44 años, es soltera sin hijos y viene de una familia muy unida. Vivió 10 años junto con los 5 que componen su núcleo en Inglaterra y siente que llegó muy distinta,“con una visión mucho más abierta sobre el mundo” razón por la cual, siente que es muy crítica de la sociedad chilena y defiende sus ideas con garras, a pesar de amar a su país.

“Mi papá desde chicos nos inculcó querer a Chile. Siempre la idea fue volver a la patria y ser chilena siempre”.

Luego de terminar la enseñanza básica y media, ya en Chile, estudió una carrera corta ya que, quería trabajar luego. Escogió turismo, pero nunca lo ejerció. Por caminos de la vida llegó a LAN y ahí aprendió un oficio muy poco común.

“Me transformé en compradora de repuestos para aviones y luego, cuando me pasé al mundo de la minería, en lo mismo, pero en máquinas de sondaje. Eran mis regalonas”.

Pero cuando ya llevaba muchos años trabajando en el rubro, el mundo de la minería empezó a decaer. Fue en ese entonces que les pidieron a los trabajadores bajarse el sueldo. Pabla, siguiendo sus valores e ideas, se negó tajantemente y fue despedida.

“Fue un bajón muy fuerte para mí, porque no encontraba trabajo. Estuve 3 años cesante”.

Su vida le cambió radicalmente como nos cuenta: “Yo nunca tuve ninguna necesidad. Para ser soltera sin hijos, ganaba lo que necesitaba y estaba tranquila. Fue fuerte la caída, pero nunca me sentí frustrada y siempre busqué algo para hacer”.

Pabla ha emprendido ya en tres ocasiones. Primero formó un bazar junto a una amiga que no prosperó. Luego, armó una empresa de venta de artículos de publicidad que tampoco dio frutos y finalmente hoy está con su propio emprendimiento, llamado PML en donde vende artículos de aseo, de publicidad y de seguridad y además realiza asesorías logísticas. Además tiene un trabajo fijo de 4 horas diarias en una empresa en la cual hizo un reemplazo. “Como tenía mi Mipe y estoy comprometida con ella, no quería trabajar fijo en un lugar, necesito la disponibilidad de tiempo”.

Llegó a Trabajo para un Hermano por la Municipalidad de La Florida para hacer un curso de Contabilidad: “Quería comenzar a hacer la contabilidad de mi negocio yo misma y no tener que pagar por el servicio”.

Cuando terminó el Curso de Contabilidad, la invitaron al de Previsión Social. Pabla nos cuenta que estuvo escéptica en un principio.

“No entendía muy bien a lo que iba. Además que el tema de mis pensiones nunca había sido tema para mí. Me metí a Capital el año 1994 y no me desafilié cuando empecé de independiente. Ahora, nunca me había cuestionado si estaba bien. Sólo guardaba los papeles que me llegaban de la AFP todos los meses. Pero aparte de ver como crecía mi plata, nada más”.

Para Pabla hay un antes y un después de hacer el curso.

“Conocer el Sistema me permitió abrir realmente los ojos. Todo esto pasa y uno no tiene idea. Uno piensa que lo hacen bien para uno y no siempre es así. Pero, al mismo tiempo, te da mucha rabia. El sistema es malo, pero no hay otro y para que lo cambien puede pasar mucho tiempo y es difícil. Estás obligado a buscar el mejor modo de aprovecharlo”.

Hoy se siente responsable de toda la información que maneja, por lo mismo, siempre está aconsejando a otros qué hacer.

“Me ha ayudado mucho porque ahora a mis más cercanos les puedo decir donde realmente poner sus platas y siempre estoy buscando oportunidades de hacerlo”.

Siente que el aprender sobre estos temas es muy importante, pero que hay que saber cómo convencer a las personas para que se informen, porque no es fácil.

“Chile tiene un grave problema de paternalismo impuesto que ha sido muy malo para la gente. Tienen la sensación de que le tienen que dar todo. Me parece a mí que a la gente no le interesa saber. El chileno es súper consiente de sus derechos, pero no de sus obligaciones. No hay justicia para las obligaciones, sino solo para los derechos. Además siento que hacemos re poco por ayudar al Estado también, nos la pasamos criticando”.

Pabla, sin embargo, está convencida de la importancia de tomar estos cursos.

“La gente debería saber e interesarse porque es su futuro, es su plata y lo tiene que entender y tomar conciencia de eso”.

Está muy agradecida de todo lo que ha aprendido en la Fundación. Siente que ha conocido a muy buenas personas, pero sobre todo, le han abierto un mundo de conocimiento increíble.

“La Fundación no te abre una ventana, te abre un portón, la mitad de tu casa. Todo lo que veías oscuro, te lo abre completo, es un apoyo económico, de contención, de aprendizaje, para mí ha sido maravilloso”.

Sheilly Castellano: Empezar de cero en otro país

Sheilly Castellano: Empezar de cero en otro país

Sheilly se crió en Chimbote, ciudad portuaria ubicada en la región de Ancash al norte del Perú, y conocida por sus fábricas de pescado. Desde pequeña se familiarizó con la cocina, ya que participó activamente junto a varios de sus 9 hermanos del negocio familiar que...

leer más
Share This